Fitofortificantes

Eutipiosis, Eutypa Dieback, Diplodia Cane Dieback, DCD.

Eutypa lata (Pers.:Fr.) Tul. & Tul. es el hongo responsable de la eutipiosis. Pertenece al Filo Ascomycota (División Eumycota, Subdivisión Ascomycotina, Clase Pyrenomycetes). El anamorfo corresponde a Libertella blepharis A.L. Smith. Este hongo, además de la vid, afecta a unas 80 especies de plantas (Pearson y Goheen, 2001), aunque de forma más marcada al albaricoquero (apoplejía del albaricoquero, antes provocada por Eutypa armeniacae, y que en la actualidad se ha demostrado que la causante es la misma especie, Eutypa lata) y a la vid (eutipiosis de la vid).

 

Esta enfermedad la hemos separado del resto de enfermedades de la madera puesto que presenta dos peculiaridad: su reproducción sexual (que implica disparidades en su virulencia) y la síntesis o producción de inhibidores del crecimiento (fitotoxinas), como la eutipina, que son traslocados desde la madera más vieja hacia el resto de tejidos vegetales (Mauro et al. 1988, Deswarte et al. 1994).

1.- DescripciónLos péptidos producidos por esta enfermedad son estables y de difícil degradación, e inhiben el crecimiento vegetal (Leer más). Es por ello que para el tratamiento de la enfermedad de la eutipiosis deben simultanearse: A) El tratamiento del daño interno producido por el patógeno, como hongo de la madera, con sus consecuencias vasculares muy similares a las producidas por el grupo de la yesca. B) El control reproductivo mediante la inviabilidad de las hifas + y -. C) El tratamiento del daño ocasionado por los diversos péptidos fúngicos, que provocan la inhibición del crecimiento, la limitación en el desarrollo vegetal (causada por la inhibición de la actividad fotosintética, la reducción de la actividad mitocondrial y la alteración del flujo de protones en la membrana plasmática de las hojas), la reducción en la transpiración y por tanto la disminución del movimiento de savia por causas fisiológicas. Este último tratamiento dirigido al hongo Eutypa lata es el que obliga a utilizar una metodología exclusiva para esta enfermedad. La eutipiosis, si bien era conocida con anterioridad, a partir de los años 70 comienza a ser catalogada como una de las enfermedades de la madera más destructiva de la vid. A lo largo de esta década, es citada en muchas de las regiones productoras de vid en el mundo en las que estaba causando pérdidas de consideración. Actualmente, su distribución a nivel mundial está muy generalizada, siendo limitada principalmente por la incidencia de las lluvias (las esporas requieren de presencia líquida de agua para su germinación). En general, aparece abundantemente cuando la media anual excede los 600 mm y es menos probable cuando ésta es inferior a los 250 mm (Pearson y Goheen, 2001; Dubos, 2002). Los síntomas de la eutipiosis, también llamada “Eutypa dieback”, son fácilmente reconocibles, haciéndose evidentes en los estadios E y F: se observan deformaciones y decoloraciones en las brotaciones nuevas, los entrenudos son cortos y las hojas más pequeñas, deformadas, de aspecto clorótico e incluso con necrosis marginales (Castillo-Pando et al. 2001). Los racimos afectados suelen quedarse de muy reducido tamaño, deformes y con fuerte corrimiento (pocas bayas). Estos síntomas se vuelven más acentuados cada año hasta que, finalmente, parte o todo el brazo deja de brotar. La observación del brazo o tronco que desarrolla estos síntomas aéreos, revela la presencia de un chancro, asociado generalmente a una herida de poda de cierta edad. En un corte transversal de la zona, aparece en el interior de la madera una necrosis sectorial de color marrón oscuro, habitualmente en forma de "quesito" y que recorre el xilema, desde la parte externa (donde está el chancro) hasta la médula. Al contrario que la yesca, de consistencia dura. Las ascosporas de Eutypa lata desempeñan un rol preponderante en el ciclo de la enfermedad, ya que son las responsables de diseminar la eutipiosis causando infecciones en otras plantas. Los peritecios se desarrollan sobre los chancros de las vides afectadas (Carter 1996). En primavera, las ascosporas (alojadas en los peritecios) son liberadas por las lluvias (y diseminadas por el aire hasta 100km.), infectando nuevas plantas a través de los vasos expuestos. Las heridas son más susceptibles de la entrada de estas esporas cuando son recientes, luego se vuelven más resistentes con la edad hasta que ya no pueden ser infectadas (Petzoldt et al. 1981). Transcurridos uno o dos años desde que ocurre la infección se observan los primeros síntomas, siendo éstos más evidentes a los tres o cuatro años. Pueden transcurrir  varios años desde que se produce el contagio hasta la muerte de la zona afectada o incluso la planta entera (Dubos, 2002). |<<<>>>|8 - 8 ---------------------- Ir arribaLa sintomatología externa descrita para eutipiosis puede confundirse con ciertos daños provocados por algunos herbicidas hormonales (es el caso de herbicidas utilizados en el cultivo del cereal como el 2,4D). Muchas personas se ponen en contacto con la idea de realizar tratamientos contra eutipiosis, cuando el problema es la fitotoxicidad provocada por este tipo de herbicidas. Disponemos de tratamientos fitofortificantes para reducir el daño provocado por estos herbicidas (contactar), pero no tienen relación alguna ni con la metodología, ni con los productos aplicados en los tratamientos de las Enfermedades de la Madera, bien sea contra eutipiosis, yesca, excoriosis, Petri, Pie negro, Armillaria...Daños provocados por HERBICIDAS No confundir con eutipiosisSíntomas de la aplicación de 2,4D en plantas de vid.Síntomas de la aplicación de 2,4D en plantas de vid.Síntomas de la aplicación de 2,4D en plantas de vid.Síntomas de la aplicación de 2,4D en plantas de vid.Síntomas de la aplicación de 2,4D en plantas de vid.Síntomas de la aplicación de 2,4D en plantas de vid.Síntomas de la aplicación de 2,4D en plantas de vid.|<<<>>>|7 - 7 ---------------------- En el caso de la Diplodia Cane Dieback (DCD), la sintomatología es muy similar a la de eutipiosis, si bien esta enfermedad es más frecuente en climás más cálidos que los mediterráneos (subtropicales y semidesérticos). Como ocurre con la yesca y la BDA, existen 2 tipos: DCD crónica y DCD rápida. A nivel interno, en la corteza de las plantas afectadas por DCD suelen encontrarse picnidios negros en las zonas muertas y transversalmente se observa, como en el caso de la eutipiosis, un "quesito" grisáceo que se extiende desde el exterior hacia la médula. Ir atrás Ir arribaContactar2.- Metodología de TratamientoLa metodología de tratamiento contra eutipiosis y DCD tiene como destino el control del crecimiento de los hongos internos, la activación del crecimiento (para contrarrestar el efecto de la eutipina y demás péptidos), la síntesis de una reductasa para la degradación de esta toxina y (por obligación) la formación de tejido vascular nuevo. Tratamiento curativo de la eutipiosis Las aplicaciones se realizan mediante la aplicación simultánea de un fitofortificante con acción fungicida diseñado para optimizar tanto su movilidad descendente como su movilidad a través del parénquima asociado a los tejidos vasculares. Este producto fitofortificante va unido a un pack enzimático vegetal que por actuar sobre los meristemos (primarios y secundarios) provoca una triple respuesta: el forzado de nuevos brotes (véase la Respuesta a los tratamientos en el Control de las Enfermedades de la Madera) la mejora de la movilidad y la formación acelerada de tejido vascular nuevo (mejora de la calidad del brote, ver video explicativo). El Programa Curativo se realiza con elevada frecuencia e intensidad para: A) Mejorar la acción fungicida, limitar la viabilidad de las hifas y la creación de esporas para evitar así, la reinfección y/o propagación de los hongos B) Activar la movilidad de savia C) Reducir el efecto de los inhibidores de crecimiento (fitotóxicos fúngicos) D) Activar el crecimiento vegetal El Programa Curativo se realiza desde que los tallos tienen 10-15cm. Posteriormente, en floración se realizan aplicaciones reiteradas hasta momentos posteriores al tamaño guisante. A nivel de parcela es recomendable que las aplicaciones se realicen sobre la parcela al completo pues una vez implantados estos patógenos su expansión es constante en el conjunto de la parcela. Tratamiento preventivo o de mantenimiento de la segunda campaña contra eutipiosis El Programa Preventivo o de Mantenimiento se aplica a partir de la segunda campaña de tratamientos. El Programa Preventivo de la segunda campaña contra Eutypa lata consiste en la reducción de la intensidad de las aplicaciones de los diversos fitofortificantes (menor dosis de productos fitofortificantes) pero manteniendo la frecuencia. Es decir, se realiza con elevada frecuencia e intensidad moderada para conseguir dos resultados principales: A) Evitar la germinación de las esporas presentes en el área de trabajo, tanto fuera como dentro de la planta.B) Reducir el efecto de las fitotoxinas fúngicas. El Programa Preventivo o de Mantenimiento de la Segunda Campaña se realiza desde que los tallos tienen 10-15cm. Posteriormente, en floración se realizan aplicaciones reiteradas, a menor dosis que en la primera campaña de tratamientos, hasta momentos posteriores al tamaño guisante.. A nivel de parcela las aplicaciones de este Programa se realizan sobre la parcela al completo. Tratamiento preventivo o de mantenimiento de las siguientes campañas contra eutipiosis El Programa Preventivo o de Mantenimiento se aplica a partir de la tercera campaña de tratamientos. El Programa Preventivo de las siguientes campañas consiste en la reducción de la intensidad de las aplicaciones de los diversos fitofortificantes (menor dosis de productos fitofortificantes) pero manteniendo la frecuencia. Es decir, se realiza con baja frecuencia e intensidad moderada para evitar la germinación de las esporas presentes en el área de trabajo, tanto fuera como dentro de la planta. El Programa Preventivo o de Mantenimiento contra eutipiosis se realiza desde que los tallos tienen 10-15cm. Posteriormente, en floración y en las semanas siguientes se realizan varias aplicaciones de recuerdo. A nivel de parcela las aplicaciones de este Programa se realizan sobre la parcela al completo. En los tres programas se realiza una aplicación foliar post-recolección para de esta forma proteger las heridas que se realizan durante la poda en seco o de invierno. En esta aplicación se utiliza un fitofortificante con acción fungicida de elevada capacidad de penetración y alta persistencia en el tiempo unido al mismo pack enzimático vegetal utilizado durante la fase de crecimiento de la planta. Debido al ciclo fúngico, a la presencia de distintas concentraciones de fitotóxicos (concentraciones que según las condiciones bioquímicas en las que se encuentran las reductasas y las características virulentas de las cepas de Eutypa lata presentes en la parcela pueden ser muy variables) y a la presencia de estructuras de resistencia, hacen obligatorios los tratamientos preventivos o de mantenimiento para de esta forma evitar futuros desarrollos y/o germinaciones. Véase esporas Ir atrás Ir arribaContactar3.- Resultados de la Aplicación de los TratamientosTras la aplicación de esta metodología de Tratamiento contra Eutipiosis se comprueba:1.- el desarrollo de nuevos brotes, sanos y exentos del efecto fitotóxico.2.- las deformidades y enanismo de las hojas (provocadas por los péptidos fitotóxicos que sintetiza Eutypa lata) que se desarrollaron antes del inicio de los tratamientos se siguen manteniendo cuando la aplicación se realiza de manera tardía (inicio en estado K o posteriores).3.- los pámpanos, hojas y zarcillos formados tras la aplicación de los primeros pases con fitofortificantes ya se encuentran totalmente libres de fitotoxicidad y por tanto con un crecimiento normal. Los resultados obtenidos mediante la aplicación de los tratamientos programados con estos fitofortificantes, demuestran que: 1.- Los productos aplicados son eficaces tanto para el control del hongo como para reducir el daño bioquímico y biofísico provocado por la eutipiosis. En todas las parcelas tratadas se han observado respuestas de recuperación. 2.- El ritmo de recuperación es dependiente de cuatro aspectos:.- el estadio en el que se comienzan a realizar las aplicaciones,.- la virulencia de las cepas de Eutypa lata presentes.- la intensidad del daño existente previo al inicio de los tratamientos..- la formación del viñedo. En los vasos la respuesta es más lenta que en el resto de formaciones. 3.- La recuperación es intensa y continua a lo largo de las campañas. 4.- La recuperación permite volver a producciones normales en la segunda campaña de aplicaciones. En las siguientes imágenes se presentan los resultados de un ensayo en el que se iniciaron las aplicaciones del Tratamiento fitofortificante contra eutipiosis de manera intencionadamente tardía. En este ensayo se quería demostrar que estos tratamientos contra Eutypa lata son eficaces, inclusive, cuando se inician de manera tardía, cercana al tamaño guisante (estado K). Gracias a este trabajo se han podido conseguir las imágenes presentadas, en las que se comprueba que las hojas y pámpanos del viñedo, desarrollados previamente al tratamiento, presentan el daño propio de Eutypa lata (deformidades foliares, perímetro aserrado, nerviaturas del envés muy marcadas, entrenudos en zig-zag...) y que tras el Tratamiento curativo contra eutipiosis, el posterior desarrollo foliar y de entrenudos de la viña es totalmente normal, sin inhibición del crecimiento ni deformidades.A la derecha de la imagen se observan las características propias de hojas afectadas por eutipiosis. Estas hojas se desarrollaron en la fase en la que aún NO se habían realizado los Tratamientos fitofortificantes sobre la parcela.A la izquierda, en cambio, se observan las características propias de hojas limpias, exentas de síntomas provocados por Eutypa lata. Estas hojas se desarrollaron en el pámpano cuando los Tratamientos fitofortificantes ya se iniciaron. A la derecha de la imagen se observan las características propias de hojas afectadas por eutipiosis. Estas hojas se desarrollaron en la fase en la que aún NO se habían realizado los Tratamientos fitofortificantes sobre la parcela.A la izquierda, en cambio, se observan las características propias de hojas limpias, exentas de síntomas provocados por Eutypa lata. Estas hojas se desarrollaron en el pámpano cuando los Tratamientos fitofortificantes ya se iniciaron.A la izquierda de la imagen se observan las características propias de hojas afectadas por eutipiosis. Estas hojas se desarrollaron en la fase en la que aún NO se habían realizado los Tratamientos fitofortificantes sobre la parcela.A la derecha, en cambio, se observan las características propias de hojas limpias, exentas de síntomas provocados por Eutypa lata. Estas hojas se desarrollaron en el pámpano cuando los Tratamientos fitofortificantes ya se iniciaron.A la izquierda de la imagen se observan las características propias de hojas afectadas por eutipiosis. Estas hojas se desarrollaron en la fase en la que aún NO se habían realizado los Tratamientos fitofortificantes sobre la parcela.A la derecha, en cambio, se observan las características propias de hojas limpias, exentas de síntomas provocados por Eutypa lata. Estas hojas se desarrollaron en el pámpano cuando los Tratamientos fitofortificantes ya se iniciaron.Detalle ampliado de la zona del pámpano que creció en el momento en el que NO se realizaron los Tratamientos fitofortificantes. Desarrollo foliar característico de la actividad de Eutypa lata, con hojas con bordes aserrados, cloróticos, deformes, etc.A la derecha de la imagen se observan las características propias de hojas afectadas por eutipiosis. Estas hojas se desarrollaron en la fase en la que aún NO se habían realizado los Tratamientos fitofortificantes sobre la parcela.A la izquierda, en cambio, se observan las características propias de hojas limpias, exentas de síntomas provocados por Eutypa lata. Estas hojas se desarrollaron en el pámpano cuando los Tratamientos fitofortificantes ya se iniciaron.A la izquierda de la imagen se observan las características propias de hojas afectadas por eutipiosis. Estas hojas se desarrollaron en la fase en la que aún NO se habían realizado los Tratamientos fitofortificantes sobre la parcela.A la derecha, en cambio, se observan las características propias de hojas limpias, exentas de síntomas provocados por Eutypa lata. Estas hojas se desarrollaron en el pámpano cuando los Tratamientos fitofortificantes ya se iniciaron.|<<<>>>|1 - 7 5.- En líneas generales, la valoración visual realizada mediante personal cualificado es suficiente para dictaminar el daño inicial de la parcela a tratar. 6.- Se requiere llevar a cabo un seguimiento de la evolución desde la segunda campaña de tratamientos. De esta forma se pueden regular dosis, evitando así la reactivación del daño (observable visualmente sobre la superficie foliar de los ápices de los pámpanos). 7.- Debido a las estructuras de resistencia que presentan estos hongos y tal y como se menciona en la metodología que debe realizarse tras el control de la enfermedad (Programas Preventivos), es obligatoria la aplicación de tratamientos de mantenimiento. En los análisis realizados en plantas recuperadas procedentes de parcelas tratadas (como ocurre en cualquier otro tratamiento antifúngico; sea a través de fitofortificantes, fitosanitarios...), sigue habiendo presencia de esporas, pues estas estructuras de resistencia difícilmente son eliminadas y por tanto se debe continuar realizando el control para evitar posibles germinaciones y por ende rebrotes de la enfermedad. 8.- Para que los individuos que se utilizan para reponer las parcelas afectadas no sufran decaimiento alguno, debe modificarse el Programa de Trabajo (curativo o preventivo), mediante la aplicación de fitofortificantes al suelo. 9.- La eficacia de estos tratamientos fitofortificantes contra la eutipiosis se debe no sólo al efecto fungicida sino a la capacidad de renovar tejidos, es decir, a la posibilidad que brindan para el desarrollo acelerado de tejido vascular nuevo (ver video explicativo). Este aspecto es clave para conseguir ritmos de mejora tan elevados como los que se observan. Un ejemplo de esta respuesta, utilizado ahora como metodología de trabajo y, en su momento, para ajustar mezclas, dosis y frecuencias, ha sido la aplicación de estos fitofortificantes en el tratamiento del daño ocasionado por el granizo. Cuando se aplican estos activadores orgánicos en parcelas dañadas por pedrisco, la cicatrización de las heridas es asombrosamente rápida (ver información al respecto), pudiéndose determinar cómo aquellas partes del floema y xilema dañados por los golpes vuelven a tener actividad normal en un plazo inferior a 21 días (ver información al respecto), del mismo modo que se forma una capa protectora, "la cicatriz", por la activación meristemática en el anillo de felógeno.Ir arribaIr atrás Contactar

 

Preguntas y respuestas sobre la curación de las enfermedades de la madera

 

¿Cuánto cuesta realmente mantener plantas afectadas por estas enfermedades en mi parcela?

 

Resultados al Tratamiento de las Enfermedades de la Madera durante la primera campaña

 

Resultados al Tratamiento de las Enfermedades de la Madera a lo largo de los años

 

Resultados al Tratamiento de las Enfermedades de la Madera ¿cómo se renuevan las plantas?

 

Resultados al Tratamiento de las Enfermedades de la Madera comparación parcela tratada vs. No tratada

 

Ver Bibliografía de interésCarter M. 1986 Eutypa dieback. En: Compendium of grape diseases. Eds. Rc Perason, Ac Goheen, 32-35 Castillo-Pando M., Somers A., Green C.D., Priest M., Sriskanthades M. 2001 Fungi associated with dieback of Semillon grapevines in the Hunter Valley of New South Wales. Australasian Plant Pathology, 30: 59–63 Deswarte C. Rouquier P., Roustan J.P., Dargent R., Fallot J. 1994 Ultrastructural changes produced in plantlet leaves and protoplasts of Vitis vinifera cv. Cabernet Sauvignon by eutypine, a toxin from Eutypa lata. Vitis 33: 185-188 Dubos B. 2002. Maladies cryptogámiques de la vigne. Éditions Féret. Bordeaux. 207 pp. Mauro MC, Vaillant V., Tey-Rulh P., Mathieu Y., Fallot J. 1988 In vitro study of the relationship between Vitis vinifera and Eutypa lata (Pers.: Fr.) Tul. I. Demonstration of toxic compounds secreted by the fungus. American Jornal of Enology and Viticulture 39: 200-204 Petit, E., Gubler, W.D. 2005. Characterization of Cylindrocarpon species, the cause of black foot disease of grapevine in California. Plant Disease 89: 1051-1059 Pearson R.C., Goheen A.C. 2001. Plagas y enfermedades de la vid. APS. Minnesota. USA. Traducción: de la Iglesia González. Mundi Prensa. Madrid. 91 pp. Petzoldt C.H., Moller W.J., Sall M.A. 1981. Eutypa dieback of grapevine: seasonal differences in infection and duration of susceptibility of pruning wounds. Plant Disease 71: 540-543.  Ocultar Bibliografía

 

 

Ir atrás

Ir arriba

 

 

 

 

Leer más...

 

 

 

 

 

 

 

© ® ITC Calidad y Medio Ambiente 2017

Prohibida la reproducción del contenido de este sitio web

Diseño Web y Maquetación: Producciones GAMORA