Fitofortificantes

¿Qué son los fitofortificantes?

Una vez que se dispone de la herramienta, es necesaria la experiencia en su uso y la destreza para que el manejo sea el adecuado.

Es por ello por lo que desde Fitofortificantes.net se presenta una multitud de casos, quizá los más generales o extensos, para que sirvan de ejemplo de la capacidad que se alcanza cuando la Agrobiología, la Fisiología vegetal y la Bioquímica se dan de la mano para alcanzar un único fin: actuar de "médicos vegetales" para que aplicando los "medicamentos" extrictos y necesarios se solventen lo que antes nadie sabía cómo solucionarlo y por tanto no tenía solución.

Hablamos de enfermedades fúngicas como las llamadas enfermedades de la madera (yesca, eutipiosis, petri, BDA, Excoriosis - Stereum hirsutum, Phaeocremonium sp. Phaeomoniella sp., Eutypa lata, Cylindrocarpon sp., Armillaria mellea, Botryosphaeria sp., Fomitiporia sp. Neofusicoccum sp. etc. - Véase Relación de especies con Tratamiento específico), la Sigatoka en musaceas (banano) Mycosphaerella fijiensis (consultar) o el Carbón de la papa en solanaceas (patata) Thecaphora solani) (consultar), enfermedades bacterianas (Agrobacterium sp. o Xylella fastidiosa, propias de múltiples especies vegetales o Pseudomonas syringae entre otras, como el caso del kiwi) con peculiaridades que hacen difícil su tratamiento con la metodología tradicional.

Los fitofortificantes son la herramienta necesaria para solventar muchas de las enfermedades, deficiencias e irregularidades que hasta la fecha bien no tenían solución o esta se dejaba a la propia planta, para que fuera ella, y su propia "ventura", la que se las "ingeniara" para sobrevivir.

Hablamos también de daños climatológicos como es el caso del hielo o el granizo, donde de manera tradicional se han realizado aplicaciones que muy poco tenían que ver con la necesidad imperiosa de curar las heridas, regenerar los tejidos y evitar la proliferación de enfermedades.

Hablamos de irregularidades o defectos en los cultivos(que se definían como habituales) como la falta (por la insuficiencia en el conocimiento de los conceptos causantes) en el control de la evolución en la maduración, la igualdad en las brotaciones, en el tamaño del fruto, en el crecimiento vegetativo... en la producción del cultivo e incluso en la reducción del coste productivo.

En resumen... lo que estamos acostumbrados a ver o a hacer, no siempre es lo más correcto.

© ® ITC Calidad y Medio Ambiente 2017

Prohibida la reproducción del contenido de este sitio web

Diseño Web y Maquetación: Producciones GAMORA