Fitofortificantes

Hielo

 

- Descripción         

 

El hielo es la inclemencia climatológica que más daños provoca en la Agricultura.

 

El hielo provoca desde la pérdida no significativa de hojas y/o frutos hasta la destrucción total del cultivo, ya no sólo de la producción de la campaña, sino que inclusive puede llegar a destruir las plantas, que en caso de leñosas, puede obligar a su reposición.

 

Recordar que si bien en este caso se trabaja sobre los hielos del inicio de campaña (de primavera), los hielos de final de campaña (de otoño), inclusive, los que se producen durante el inicio de la parada vegetativa (otoño - invierno, según cultivo) pueden traer un tipo de consecuencias muy distintas: la formación de grietas, la contracción y dilatación de la corteza y de la madera..., que como se comenta en los diversos apartados de las Enfermedades de la madera, son las áreas idóneas para la entrada de los diversos patógenos del Sistema Vascular: Agrobacterium sp., Pseudomonas sp., Xylella fastidiosa, yesca, Petri, BDA y Eutipiosis principalmente.

 

La metodología contra el hielo tiene como destino:

  1. La prevención del daño que puede provocar el hielo. Es decir, realizando tratamientos previos al momento de la helada.
  2. La curación de los daños provocados por el hielo, es decir, la recuperación de los tejidos dañados (renovación de tejidos) y la aceleración de la brotación (en aquellos casos en los que el daño sobre los tejidos en crecimiento ha sido notable o incluso total).

 

1.- Tratamiento PREVENTIVO de la helada de PRIMAVERALa prevención del daño sólo es eficaz cuando las temperaturas no desciendan de -3ºC y cuando el trascurso entre el tratamiento con fitofortificantes y el momento de la helada no es superior a las 48 horas (parámetro dependiente de la amplitud térmica). Tratamiento para la prevención del daño (Tratamiento preventivo, previo al daño) Este tratamiento de prevención del daño se realiza mediante la aplicación de un fitofortificante diseñado para optimizar su rápida absorción desde los pequeños brotes hasta las áreas con tejido leñoso. La base de este fitofortificante es un potasio asociado a compuestos carbonados que la planta reconoce como una molécula vegetal y por tanto de rápida absorción y movilidad dirigida hacia los órganos activos (los que deben protegerse realmente). Este fitofortificante, además de su acción metabólica actúa alterando el potencial osmótico de la savia. Con este compuesto se consigue una triple acción:

  1. activador del metabolismo primario (movilizando mono- y disacáridos).
  2. actuar sobre el potencial osmótico de la planta, tanto por su composición como por  la alteración que provoca sobre los azúcares.
  3. ser utilizado por la planta como activador metabólico y por tanto permitiendo la mejora en el desarrollo durante los primeros estadios vegetativos.
 Estos efectos permiten a este fitofortificante ser utilizado de manera reiterada en siguientes momentos de riesgo de helada, además de no presentar ni residuos, ni contenidos de potasio que puedan alterar la evolución posterior del cultivo. Este Tratamiento para la Prevención del Daño se realiza horas antes del momento del Peligro, incluso un día antes, permitiendo una protección válida de hasta -3ºC. Los sistemas de tratamientos y protección automatizados como aspersión, microaspersión o nebulización son útiles para realizar estas aplicaciones en las parcelas a proteger, pues es una forma de poder realizar tratamientos de manera rápida sobre el conjunto del área. Ir arribaContactar2.- Tratamiento CURATIVO de la helada de PRIMAVERA Tratamiento para la curación del daño (Tratamiento tras el daño) Este tratamiento curativo del daño provocado por hielo se realiza mediante la aplicación simultánea de un fitofortificante activador metabólico, diseñado para optimizar su absorción y su movilidad unido a un pack enzimático vegetal que, por actuar sobre los meristemos (primarios y secundarios), provoca una doble respuesta: la mejora de la movilidad y la activación de las yemas latentes. Los sistemas de tratamientos y protección automatizados como aspersión, microaspersión o nebulización son útiles para realizar estas aplicaciones curativas en las parcelas. --------------------Ir atrás Cuando el daño por hielo se produce durante los estadios iniciales del cultivo (desde brotación hasta floración, o viceversa) y se dispone de tejidos vegetales sanos bien porque el daño no ha sido intenso o bien porque el tratamiento fitofortificante ya ha inducido brotaciones nuevas, puede complementarse a este tratamiento fitofortificante, protectores y/o inductores de floración que van a permitir la protección y/o neoformación de flores, racimos, inflorescencias... para de esta forma conseguir:1.- La protección de la cosecha no dañada o con daños no relevantes.2.- La síntesis y transformación de tejidos que provocan, según cultivo, nuevas floraciones o transformación de órganos estériles en órganos sexuales (flores). En las siguientes imágenes se pueden observar la respuesta a esta inducción de floración. Puede leerse en la parte inferior de cada una de las imágenes las observaciones a destacar.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Destáquese la presencia de racimos creados en su momento, de manera natural. Y los nuevos que se forman desde zarcillos. Los racimos formados desde zarcillos, según el momento en el que se origina el daño pueden ir al mismo ritmo que los formados por la planta o llevar el retraso originado porque el daño fue más tardío y por tanto tratadas posteriormente.Obsérvese el inicio del llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.La escisión del pámpano fue decisión del viticultor pues el daño era total.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Destáquese que el racimo de la imagen es doble, del mismo modo que el zarcillo primigenio.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Destáquese la presencia de racimos creados en su momento, de manera natural. Y los nuevos que se forman desde zarcillos. Los racimos formados desde zarcillos, según el momento en el que se origina el daño pueden ir al mismo ritmo que los formados por la planta o llevar el retraso originado porque el daño fue más tardío y por tanto tratadas posteriormente.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos (centro de imagen) provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Destáquese la presencia de racimos creados en su momento, de manera natural. Y el nuevo que se forma desde el zarcillo. Los racimos formados desde zarcillos, según el momento en el que se origina el daño pueden ir al mismo ritmo que los formados por la planta o llevar el retraso originado porque el daño fue más tardío y por tanto tratadas posteriormente.|<<<>>>|6 - 6Ir arribaIr atrás Contactar3.- Tratamiento PREVENTIVO de la helada de OTOÑO Tratamiento para la prevención del daño (Tratamiento de preparación frente al daño) Este tratamiento se dirige a la protección exclusiva de la cosecha, es decir, a evitar, dentro de lo posible, la menor pérdida de fruta, así como a permitir prolongar su evolución madurativa aún estando helada una buena parte del área foliar fotosintéticamente activa. Para alcanzar este objetivo se debe preparar la fruta desde el estado fenológico I2, mediante el seguimiento de un plan de tratamientos en el que se utilizan diversos fitofortificantes que mejoran sus características biofísicas. Las aplicaciones comienzan mediante la aplicación de un fitofortificante enriquecido en Calcio diseñado para ser reconocido por las estructuras constituidas desde la consecución de la fecundación vegetativa, principalmente el mesocarpo o pulpa. Este producto, según el estado fisiológico y fenológico del cultivo, puede ir unido a un pack enzimático vegetal para activar la movilidad de savia y la mejora de las características del pedúnculo del fruto (rabito). A la vez y luego posteriormente de manera exclusiva (a partir del estado fenológico K), se procede a la aplicación de otros fitofortificantes, también enriquecidos en Calcio, pero esta vez diseñados para ser reconocidos por las estructuras constituidas por el recubrimiento del fruto. De este modo se optimizan las características biofísicas y bioquímicas del fruto, es decir del exocarpo o epicarpo y el mesocarpo externo. El Programa de Tratamientos para la prevención del daño del hielo que puedan sufrir antes de la recolección se realiza con elevada frecuencia e intensidad baja para así mejorar las características del fruto y de su conexión a la planta a lo largo de toda sus fases: cuajado, engorde y enverado.Ir arribaIr atrás Contactar4.- Resultados de la Aplicación del Tratamiento PREVENTIVO de PRIMAVERA 1.- La aplicación del Tratamiento fitofortificante preventivo contra el daño que puede provocar el hielo es eficaz, previniendo el daño total. 2.- La eficacia del Tratamiento preventivo contra el daño que provoca el hielo es dependiente de 3 factores: la temperatura de la helada, el número de horas por debajo de 0ºC y la pendiente del incremento de la temperatura tras el hielo. 3.- El tratamiento permite reducir el daño entre un 30% y un 50% respecto al que provocaría el hielo si no fueran tratadas. Para conseguir esta respuesta es crucial realizar la aplicación preventiva en el momento más cercano a la helada, es decir, entre 4 y 24 horas antes de que se produzca la helada. 4.- El tratamiento preventivo no es eficaz cuando se realiza la aplicación de manera incipiente (<4h) a la helada. 5.- La aplicación del Tratamiento fitofortificante preventivo, si bien puede conservar su efecto protector durante varios días:
  • Cuando la temperatura durante el día es templada (>15ºC), la protección se reduce a menos de 48 horas.
  • Cuando las temperaturas durante el día son frías (<10ºC), la protección puede superar las 72 horas.
 6.- Cuando el daño provocado por el hielo se produce en estadios tempranos (desde brotación hasta floración,  o viceversa), y se dispone de tejidos vegetales sanos porque el daño no ha sido intenso, es factible la inducción, mediante fitofortificantes específicos, de flores de nuevo en el cultivo. Este efecto permite alcanzar producciones superiores a las conseguidas sin aplicar estos productos fitofortificantes, además de conseguir la protección de la cosecha no dañada o con daños no relevantes.En las siguientes imágenes se pueden observar la respuesta a esta inducción de floración. Puede leerse en la parte inferior de cada una de las imágenes las observaciones a destacar.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Destáquese la presencia de racimos creados en su momento, de manera natural. Y los nuevos que se forman desde zarcillos. Los racimos formados desde zarcillos, según el momento en el que se origina el daño pueden ir al mismo ritmo que los formados por la planta o llevar el retraso originado porque el daño fue más tardío y por tanto tratadas posteriormente.Obsérvese el inicio del llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.La escisión del pámpano fue decisión del viticultor pues el daño era total.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Destáquese que el racimo de la imagen es doble, del mismo modo que el zarcillo primigenio.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Destáquese la presencia de racimos creados en su momento, de manera natural. Y los nuevos que se forman desde zarcillos. Los racimos formados desde zarcillos, según el momento en el que se origina el daño pueden ir al mismo ritmo que los formados por la planta o llevar el retraso originado porque el daño fue más tardío y por tanto tratadas posteriormente.Obsérvese el llenado de granos de los zarcillos (centro de imagen) provocado por la inducción de floración. Los racimos son formados sobre el 4º y 5º entrenudo.Destáquese la presencia de racimos creados en su momento, de manera natural. Y el nuevo que se forma desde el zarcillo. Los racimos formados desde zarcillos, según el momento en el que se origina el daño pueden ir al mismo ritmo que los formados por la planta o llevar el retraso originado porque el daño fue más tardío y por tanto tratadas posteriormente.|<<<>>>|6 - 6Ir arriba
5.- Resultados de la Aplicación del Tratamiento CURATIVO de PRIMAVERA 1.- La renovación de los tejidos y por tanto la regeneración de los vasos que permite la aplicación de estos Tratamientos fitofortificantes permite una aceleración en la recuperación del daño. 2.- El Tratamiento tras el daño provoca una más rápida curación de aquellos brotes y tallos medianamente dañados, es decir, aquellos que han conservado tejidos bien estructurados y por tanto, se optimiza la movilidad de savia en los mismos. 3.- La evolución de la campaña es más equilibrada, con maduraciones completas, respecto a las parcelas no tratadas. 4.- La inducción de nuevas brotaciones y la calidad de las mismas permite mejorar las opciones de poda para la siguiente campaña. 5.- Cuando el daño provocado por el hielo se produce en estadios tempranos, es factible la inducción, mediante fitofortificantes específicos, de flores de nuevo en el cultivo. Para poder iniciar estas aplicaciones es condición necesaria disponer de tejido vegetal libre del daño provocado por el hielo. Este efecto permite alcanzar producciones superiores a las conseguidas sin aplicar estos productos fitofortificantes.6.- Resultados de la Aplicación del Tratamiento PREVENTIVO de OTOÑO 1.- La aplicación del Tratamiento fitofortificante preventivo contra el daño que puede provocar el hielo en otoño es eficaz, previniendo el daño total sobre la cosecha. 2.- La eficacia del Tratamiento preventivo contra el daño que provoca el hielo en otoño es dependiente de 2 factores: la temperatura de la helada y el número de horas por debajo de 0ºC. 3.- El tratamiento permite conservar la fruta, sin descuelgues ni desecaciones en la práctica totalidad de las parcelas tratadas. Para conseguir esta respuesta es crucial realizar la consecución completa de las aplicaciones preventivas. 4.- El tratamiento preventivo no es eficaz cuando la temperatura de la helada es inferior a los -6ºC y/o bien la exposición directa de la fruta a estas temperaturas ha sido prolongada (>2h). 5.- Debido a las características del pedúnculo, de la pulpa y del exocarpo, el tratamiento preventivo contra la helada de otoño permite incluso la evolución de la fruta en la planta, pese a que ésta haya sufrido una defoliación moderada-intensa.

 

 

Ir atrás

Ir arriba

 

 

© ® ITC Calidad y Medio Ambiente 2017

Prohibida la reproducción del contenido de este sitio web

Diseño Web y Maquetación: Producciones GAMORA